Los Vecinos de Plan 700 Se Reúnen en el Primer Curso de Cocina del Proyecto de Alimentación

El domingo, 2 de agosto, las Mujeres Constructoras Cooperativistas de Ñawpaqman de Plan 700 se reunieron en la casa de compañera Justina Aldana para preparar qhalapari, su plato propuesto para la Jornada de la Ñawpa Manka Mikhuna. Las compañeras anteriormente se tenían que organizar para comprar y compartir entre sí los ingredientes, e incluso tenían que (y lograron) conseguir una piedra especial para la elaboración de este plato festivo.

Qhalapari, una lawa tradicional de maíz amarillo elaborada con piedras especiales

Las Mujeres Constructoras Cooperativistas Justina Aldana y Agustina Villarpando demostraron sus talentos en la cocina preparando dos deliciosas versiones de qhalapari. Cooperativista Calixta Calizaya se sumó también al festín con su quispiña de trigo. Junto con unos refrescos tradicionales de maní y de willkaparu, no hace falta decir que se ha comido BIEN. Y si no fuera ya suficientemente rica hasta ahora la presente descripción de la escena, todo lo que se preparó fue servido en las tradicionales ollas y platos de barro. Es decir, si el fundador de la Ñawpa Manka Mikhuna, profesor Wilfredo Camacho, viniera a evaluar el trabajo de estas mujeres capaces, les daría cien puntos de cien. Sin lugar a dudas, las compañeras están listas para participar en la Ñawpa Manka Mikhuna Versión Urbana del 30 de agosto 2015 (en el Prado de Cochabamba), en la cual demostrarán su fidelidad a – y su destreza en – las maneras sanas y sostenibles de la antigüedad. Se agradece a Wilfredo Camacho de antemano por su sabiduría ancestral.

Constructoras Cooperativistas disfrutan el fruto de su labor

Luego de llenar las panzas, el voluntario Zacarías Fernández les enseñó a las cooperativistas y compañía a elaborar una ensalada sabrosa y saludable de zanahoria y manzana, llena de verduras, frutas, y condimentos nutritivos. Las compañeras conocieron nuevos alimentos, incluyendo el arándano, la nuez, y el vinagre de manzana y han aprendido de los diferentes valores y aportes de cada alimento. Ayudaron a cortar y preparar la ensalada para alcanzar a todo el grupo de 16 personas, y al final pudieron disfrutar de una ensalada refrescante y sana. ¡Hasta a los niños participantes les gustó! Fue todo un éxito, según Zacarías, quien dice que los vecinos están muy emocionados por aprender una nueva receta saludable en el próximo encuentro.

El voluntario Zacarías Fernandez describe los contenidos de la ensalada

Ensalada de zanahoria y manzana de los Estados Unidos